Seguramente el estrés toca tu puerta en más de una ocasión. Incluso puede que entre sin avisar y de forma poco educada. Así es él. Es también mi caso, y no estamos inmunes, afortunadamente. Seguro que tener estrés en nuestras vidas nos ha venido bien a ti y a mí en algún momento. Seguro que nos ha ayudado a estar donde estamos ahora.

estres5

Sal a la calle y observa su movimiento. Es el mejor ejemplo para comprender lo que significa el estrés. Solo tenemos que tratar de leer cada situación que ocurre en cualquier avenida: personas cruzando la calle y enviando audios de Whatsapp, pitidos de los coches cuando el semáforo se pone en verde, etc…Tanto movimiento y estimulación externa son las demandas sociales que tenemos que enfrentar y resolver.

¡No tengo tiempo! ¡Ojalá el día tuviera 27 horas! ¡Mi jefe me estresa!

 

Estas frases son comunes y  nos hace pensar que el estrés es algo que tenemos que evitar. Pero, ¿Por qué el estrés es tan difícil de definir?

Parece que hay tantas maneras de comprender el estrés como personas habitan este mundo.

Si, por ejemplo, preguntamos qué es estrés a estas personas, cada una de ellas tiene su respuesta:

estres

  • Para un estudiante universitario, estrés significa cuando el profesor explica mal la clase y trata de buscar la manera en que pueda entenderla. También estrés puede ser las horas antes de un examen o los minutos previos a saber la nota final de tu carrera.
  • Para un jefe de oficina, estrés es tener tanta carga de responsabilidades que no pueda abarcar todo. Hacer tantas cosas a la vez (multitarea) que, lejos de sentirse bien, se estresa por la sobrecarga de tareas.
  • Estrés es que te aprueben dar una conferencia sobre el estrés (qué ironía) en el Colegio Oficial de Psicólogos de tu país.

Por eso, primero tenemos que definir un punto de partida previo.

¿Es el estrés siempre bueno o malo?

estres6

A los que trabajamos en psicología, no nos suele gustar las palabras siempre o nunca. Y este caso no es una excepción. El estrés no siempre es malo, ya que, precisamente el estrés nos ha ayudado a estar donde estamos: a estar vivos. Es una etapa indispensable en nuestra vida y nos ayuda a adaptarnos al entorno y a enfrentar las demandas (imprevistos, exigencias, etc…) que nos surgen.

Son situaciones que nos piden a gritos una respuesta por parte nuestra. Si creemos que no podemos o realmente no podemos, puede que comenzamos a tener estrés malo o Distrés. En realidad, a distrés llamamos malo para tratar de diferenciarlo del bueno, pero incluso el distrés puede ser una oportunidad para comprendernos mejor, por lo que, hablar de estrés malo incluso está mal empleado, pero es útil para entendernos.

Por otro lado, tenemos el estrés bueno o Eustrés. Surge cuando contamos con los suficientes recursos personales para encarar de forma satisfactoria las demandas recibidas. Dicho en otras palabras, la novedad se convierte en un reto y desafío y nos activa para lograrlo. Por eso, sin estrés seguramente apagarías la alarma del reloj y seguirías durmiendo el resto del día. Es ahí cuando podemos inspirar hondo y abrirle la puerta  al Eustrés:

curva-de-estres
Imagen: canmoix.com/es/escoge-en-positivo

 

¿Quién no se ha sentido satisfecho un día después de una jornada laboral pensando: hoy he hecho un buen trabajo? Llegar a casa con cara de satisfacción y poder descansar cómodamente en tu sofá significa que hiciste frente a tu día gracias al eustrés y te permites descansar con tu familia. Claro que la vida no es siempre así, y por eso existe tanto el distrés.

🔎¿Cuáles son los factores que provocan estrés?

estres7

📚Falta de control: son aquellas situaciones en las que no tenemos e sensación de controlarlas, o bien nuestros recursos son insuficientes para tener un control sobre ellas. Ej: La forma que tiene el profesor de explicar tan rápida no es algo que yo pueda controlar y me genera estrés.

📚 Novedad: un suceso inmediato y desconocido tiene como cualidad un descubrimiento al que tenemos que atender. La novedad en sí misma nos habla de emplear nuestra estrategias sobre el evento inusual y el cambio supone un reto en nuestras vidas.

📚 Incertidumbre: nuestra incapacidad de prever que sucederá mañana, como pueden ser las notas de un examen, el retraso de un tren que nos hace conexión con el aeropuerto (¡si el tren llega tarde pierdo el vuelo!). La espera de los resultados de una oposición que llevas todo un año preparando es otro buen ejemplo.

📚 Pérdida de Identidad Social: una jubilación nos desbanca a una nueva posición social y dejamos de ser nuestra profesión. Ya no somos el abogado/a o médico de antes, ahora estamos retirados. Un despido de nuestro trabajo, hace que dejemos de tener esa identidad hace que, dejemos de ser un profesional.

 

💡Ponlo en Práctica ¿Tengo distrés o eustrés?

faviconSi lo necesitas, vuelve a leer los puntos anteriores: ¿Cómo enfrentas las demandas de la vida: como un reto o como una amenaza?

favicon Identifica y reconoce el tipo de estrés al que estás acostumbrado de forma habitual

favicon Trata de reconocer a qué se debe el estrés: puedes tomar una hoja y papel y escribir las razones de tu estrés (columna izquierda) y cómo se manifiesta (columna central). Se puede manifestar por: dolor de cabeza, taquicardias, sudoración, bloqueo mental o reacciones de furia. Por último, las acciones o estrategias que empleas (columna derecha)

favicon Acéptalo. Recuerda que aceptar no implica resignarse, puedes tomar acciones al respecto. No te autoexijas o pienses “debería de” tendría que”. Trata de ser amable contigo y hacerte amigo del estrés, no su enemigo. Es normal tener distrés, recuerda que si sales a la calle, verás a muchos casos como el tuyo y el mío.

faviconBusca aquellas estrategias que te sirvieron en el pasado para aliviar el estrés y que son saludables para ti y tu entorno. El mejor ejemplo: apoyo social y familiar, pero tú mejor que nadie conoces cuales son tus formas de salir del estrés y que te han funcionado.

favicon Si crees que tu distrés es mantenido en el tiempo, que las estrategias son insuficientes o no te funcionan. Notas que no te comprenden cuando tratas de explicarlo, siempre puedes acudir a un profesional de la psicología especializado en tu caso.

capture-20170209-120230

El estrés supone gastar energía, nuestro combustible emocional. Conseguir esa energía es nuestra manera de abrir a la puerta al estrés, saludarle y decirle: ¿Cómo estás? ¿Qué novedades me traes? Te acepto el reto 🙂

Por eso,  tenemos que “repostar” de vez en cuando. A mí me encanta irme con la bicicleta por alguna ruta que no conozca, y practicar la meditación mindfulness. Son mi combustible para reponer el estrés. ¿Cuáles son los tuyos?


Dejo un vídeo interesa en relación al Estrés y cómo hacernos amig@s de él.


Síguenos silver silver2 silver3 silver6

Fotografías gettyimages.com libre de derechos.

 

Anuncios

About the Author Airam Vadillo

📂Psicólogo en Acción Humanitaria. Ahora en Ramtha, frontera jordano-siria con Médicos Sin Fronteras. Soy alérgico a las mentiras, especialmente a las mías. • airam@uma.es 📍Mis opiniones son personales y no reflejan necesariamente la opinión de la organización en la que trabajo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s